porque lo Importante es el contenido - ISSN 2545-8353

Ignacio Lamas

Ignacio Lamas

Soy Ignacio Lamas, estudiante de la carrera de Arquitectura en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNT. Actualmente, y por segundo año consecutivo, tengo el cargo de Consejero Directivo en representación del estamento estudiantil y Vicepresidente Ejecutivo 2017 en JCI Tucumán (Junior Chamber International)

Desde muy joven me interesé por los temas sociales, la economía y las humanidades, ya que en el secundario tenía varias materias destinadas a esas áreas: Trabajo Social, Salud Pública, Ética, Filosofía, Economía y Lógica fueron las formadoras de mi saber y las que generaron mi interés por la cultura general. Es más, la primera de ellas –Trabajo Social-, tuvo desarrollo en una institución de la periferia salteña, una escuela primaria pública, donde volcábamos todos nuestros conocimientos para ayudar a los estudiantes desde el punto de vista académico y social.

Luego de un tiempo y llegado el momento, me interesé por la Arquitectura aunque sin saber que aunaba todo eso que me llamaba la atención. En mis pasos por la carrera fui cursando materias que me interpelaban y, a su vez, potenciaban el interés que había formado allá por la secundaria. Un mundo nuevo, donde la perspectiva social se desprendía de las ciencias duras y artísticas, un ámbito donde el construir edificios en altura había pasado a un plano paralelo.

Un momento clave fue el cuarto año de arquitectura. Para ese entonces ya comenzaba a militar en el Centro de Estudiantes de la Facultad (CEFAU), bajo la conducción del MEU (Movimiento de Estudiantes Universitarios), que acompañaron desde los inicios mi carrera. Ese grupo de jóvenes se habían convertido en un ejemplo a seguir pues habían revolucionado el concepto de centro de estudiantes que históricamente habían sucedido en la FAU. Jóvenes que desde el 2004 iniciaron con pensamientos revolucionarios en pos del estudiantado y que 4 años más tarde se convertiría en la agrupación preferida por los estudiantes de arquitectura ocupando las bancas del consejo y la presidencia del CEFAU; no por nada a la fecha, han triunfado consecutivamente durante 8 años en esta casa.

Simultáneamente me encontraba cursando la materia Urbanística I, con contenidos que resultaron de mi interés particular. El programa de la materia estaba cargado de contenidos sociales, humanísticos, históricos, urbanos, políticos y económicos, muy completo por donde se lo mire. A la fecha, y desde hace casi 2 años, me encuentro realizando un seminario de pre-iniciación a la docencia en el Observatorio de Fenómenos Urbanos y Territoriales que funciona en esta cátedra. En ese último año, con un proyecto de trabajo adquirí una beca de investigación del CIUNT que desarrollé y finalicé en conformidad con este equipo.

Desde lo colectivo y después de los acontecimientos que había atravesado la universidad, la mirada de los estudiantes había tomado una perspectiva distinta. Los temas como seguridad para los estudiantes, la violencia de género y el comedor universitario, hacían resonar los pasillos de la Quinta. Como agrupación tratamos de resolver algunos de ellos. En la medida de lo posible, se implementó un sistema de viandas que permitió al alumnado un plato de comida a un precio accesible; de igual modo también se brindaron desayunos y meriendas de forma gratuita con la colaboración de una panadería reconocida de la ciudad; se equipó el espacio del CEFAU con heladeras, microondas, termos, computadoras, máquinas de plotter, impresoras, mesas y mesones, lo que permitió un ahorro en tiempo y dinero a los estudiantes que debían cursar 8 hs diarias en la facultad (08:00 a 12:30 y de 14:00/16:00 a 20:00). Con respecto a los otros temas se solicitó a las autoridades la iluminación de los alrededores de la facultad, como así también la implementación de un cuerpo de seguridad que acompañara al alumnado hasta el horario de retorno a su casa.

Un tema importante para nosotros es el de los horarios poco flexibles con los que cuenta la facultad; los estudiantes no pueden optar por trabajar y si lo hacen, pierden materias del cursado. Por eso, nuestra política se basó en buscar la mayor flexibilidad en el cursado de la carrera. Creemos que un estudiante que tiene un acercamiento al ámbito laboral o que realiza un práctica profesional consolida los conocimientos académicos. Por ese motivo desde hace 5 años realizamos visitas a obras de diferentes escalas, desde barrios, casas unifamiliares y edificios en altura; generamos encuentros y diálogos con diversos estudios de arquitectura y brindamos capacitaciones de diferentes softwares que el estudiante utiliza a lo largo de la carrera. Esto y mucho más, lo hacemos porque estamos convencidos que el acceso a los bienes, servicios y conocimiento es un derecho y debe ser sostenido con buenas políticas.

En el marco de esas políticas es que comenzó en 2015, mi gestión como Consejero Directivo y Asambleísta Universitario. Durante estos últimos 2 años las conquistas que alcanzaron los estudiantes fueron en aumento. Logramos gestionar y proponer un nuevo sistema de correlatividades al plan de estudios 2008, tarea que había quedado pendiente desde su implementación. Este accionar desencadenó nuevas cuestiones y llevó a la facultad a replantearse el cambio del plan de estudio para la carrera, tarea que se vio estancada debido al proceso de acreditación que estaba transitando la facultad en ese momento. Todo esto no lo hubiéramos logrado sin la participación de mis compañeros de fórmula, Facundo Sánchez y Carla Toledo (2015); Federico Córdoba y Cristian Valdivieso (2016) a los que le estoy agradecido.

En ese mismo año con un grupo de amigos creamos JCI Tucumán (Junior Chamber International) Tucumán, una organización liderada por jóvenes donde compartimos la creencia de que para poder crear cambios positivos, debemos trabajar en conjunto para mejorar nosotros mismos y el mundo que nos rodea. Involucrándonos en actividades que van desde el desarrollo sustentable hasta proyectos internacionales, asumimos responsabilidades en nuestras comunidades, y al mismo tiempo mejoramos como individuos a través de la participación, el liderazgo y la acción.

Desde esa perspectiva es que vemos con preocupación de qué manera el ámbito político, a nivel nacional, está afectando a la universidad y a todos los estamentos que lo conforman. Desde nuestro lugar, esta preocupación nos lleva a replantear propuestas sostenibles, que se traduzcan en beneficio para la institución y todos los que la conformamos.

Haciendo foco en un tema bastante controversial como es la problemática salarial de los argentinos, observamos cómo se ha convertido en un tema que traspasa los límites de la individualidad, y está afectando a todos los que hacemos hoy la universidad pública: al estamento docente y su larga lucha por una mejora salarial, a los no docentes con su progresiva reducción de personal en las distintas unidades académicas y también a los estudiantes y sus derechos por una universidad libre, gratuita e irrestricta.

De todas maneras, esperamos que la formación que estoy consolidando junto a un equipo con proyectos comunes, aporte significativas ventajas a los futuros modelos que gobernarán este país. Estoy convencido que con el liderazgo y una visión estratégica se puede lograr los objetivos planteados. Está en nosotros, los jóvenes, tomar las riendas e interpelar, liderar y luchar para que esto suceda.


Más información en:

  • Facebook: JCI Tucumán
  • Web: http://jcitucuman.wix.com/inicio
  •  Meu Arquitectura

Fotografías: Gentileza de Ignacio Lamas
Ilustración: César Carrizo