ODIAN A CRISTINA PORQUE ODIAN AL PUEBLO

ODIAN A CRISTINA PORQUE ODIAN AL PUEBLO

En días de perplejidad y dolor, Aldo Ternavasio comparte con SinMiga sus reflexiones sobre la escandalosa condena a Cristina Fernández de Kirchner. Un poco de luz, en medio de tanta opacidad.

 

 

ODIAN A CRISTINA PORQUE ODIAN AL PUEBLO

Por Aldo Ternavasio

 

La condena a Cristina demuestra tres cosas: la ausencia de los delitos de los que se la acusa pues si estos hubiesen sido reales, no sería necesaria tal condena. Demuestra también la arrogancia performativa de los que pretenden mandar, ya que la fiscalía no sólo no pudo aportar evidencia en contra de la vice presidenta, sino que los propios testigos de la acusación terminaron exculpándola. Finalmente, el tribunal reconoce que no se pudo cuantificar el monto de la defraudación por la que se la acusa y, por tanto, tampoco se logró establecer el daño económico del supuesto mega acto de corrupción que, sin embargo, dan por demostrado. La prueba, en rigor, es la falta de prueba.

Nada de esto importa. Aquí lo importante es dejar claro quiénes ejercen el poder desde las sombras de las instituciones. Más allá de ellas, pero por medio de ellas. Lo verdaderamente importante es hacer sentir la arbitrariedad discrecional, el carácter infundado de la condena y, por tanto, la impotencia de la voluntad popular frente a la voluntad de los amos. Paradójicamente, al hacerlo, dejan ver su propia impotencia, es decir, la imposibilidad de dominar sin poner sobre la mesa la corrupción terminal del poder judicial.

La entente entre Clarín (al mando de Asociación Empresaria Argentina), el Macrismo y el poder judicial federal (un puñado de jueces, camaristas y fiscales) son el equivalente democrático de las Tres Armas. No pueden gobernar sin violentar el Estado de Derecho.

Ahora bien, la pregunta es si parte del PJ dará esta batalla o si la tentación de ‘sacarse de encima’ al kirchnerismo será más grande. En 2015 se impuso esa tentación, pero la experiencia de los cuatro años de Macri, le hizo cambiar de idea. El kirchnerismo resultó ser el hecho maldito del pejotismo burgués. A este último, el macrismo le hizo entender: o con ellos o en contra de ellos, así que sin Cristina no pueden pero con Cristina no mandan. El problema es simple, no se trata de nombres, sino de banderas.

La condena de hoy simplifica el campo de batalla. Con el pueblo o contra él. Con algo que pueda llamarse democracia popular, o con esta dictadura empresarial. Lo molesto para los tres hombrecitos rancios y grises que condenaron a Cristina (y para todos los que la padecen), es que su presencia arruina esa incesante rosca que se trama sin descanso en pasillos sombríos, despachos de lujo, mansiones paradisíacas y suntuosos aviones privados.

Mientras tanto, mientras todo esto se dirime, aumentan el hambre y la pobreza. Los pobres se hacen más pobres y los ricos, por supuesto, mucho más ricos: dólar soja y un nuevo blanqueo para completar la orgía de la fuga.

La ferocidad contra Cristina es directamente proporcional a lo que los pueblos pueden.

 

 


Aldo Ternavasio
Nació, vive y trabaja en San Miguel de Tucumán. Es docente e investigador de la Escuela de Cine, Video y TV de la UNT. Incursionó en el campo del videoarte y las instalaciones y ha conducido numerosos encuentros de análisis de obra para jóvenes artistas tanto de nuestra escena, como de otras provincias del país. Integra el consejo editorial de la revista “Link “en donde escribe sobre arte, cine y política.

Imagen de tapa: Myriam HOLGADO, Las madres (detalle). Xilografía. 1968 (gentileza de Gaspar Nuñez)


Myriam “Tuqui” Holgado
Nació en Tucumán en 1936. Licenciada en Grabado egresada del Instituto Superior de Bellas Artes de la UNT, estudió con Pompeyo Audivert y pintura en el mismo instituto con Eduardo Timoteo Navarro y Luis Lusnich. En Buenos Aires asistió a los cursos de composición de Héctor Cartier. Ejerció la docencia en la Universidad Nacional Autónoma de México, país donde se exilió durante los años de la última dictadura cívico militar. Ya en democracia, regresó a Tucumán para ocupar el cargo de Directora del entonces Departamento de Artes de la UNT. En 1986 se trasladó a la Capital Federal en donde produjo hasta su muerte en 2014.

 

 



Leave a Reply

Your email address will not be published.