porque lo Importante es el contenido - ISSN 2545-8353

ENTREVISTA A MARCOS ACEVEDO

ENTREVISTA A MARCOS ACEVEDO

Hay construcciones políticas que sólo pueden observarse desde un perfil cultural. El caso de Marcos Acevedo, agencia política destacada para estas elecciones, con su candidatura a Concejal en Tafí Viejo nos cuenta cómo llega a construir ese campo. Nos adentramos en su historia y en su ciudad natal, que nombrará afectuosamente con el mote popular de Ciudad de las flores, para pensar cómo se viene preparando en vistas del próximo período gubernamental en su municipio. Más allá de las incidencias político-civiles intuimos que desde su juventud vivió el arte como una forma de la política con la que hoy acompaña una renovada intendencia para Tafí Viejo, la de Javier Noguera. Poner voz en primera persona a representantes de los distintos sectores, hacer espacio a las minorías como el colectivo diverso y multiplicar la cultura, son unos de los bastiones con que nos recibe.

.

.

 

ENTREVISTA A MARCOS ACEVEDO

CANDIDATO A CONCEJAL POR “TAFÍ NUEVO”

 

SIN MIGA: ¿Podrías contarnos un poco sobre tu trayectoria y cómo desembarcás en la política?

MARCOS ACEVEDO: Mi nombre es Marcos Acevedo y trabajo como Secretario de Culturas desde el año 2015 para el Municipio de Tafí Viejo. Me formé en la universidad pública, en donde obtuve el título de Licenciado en Teatro de la FAUNT. Durante muchos años trabajé en el Elenco Estable, el teatro oficial de la provincia y también fui bailarín de danza contemporánea, así que se puede decir que llevé una intensa actividad en el sector independiente de las artes escénicas de Tucumán, que es una de las más destacadas del país.

Soy miembro de una familia numerosa, con cuatro hermanas, con muchos sobrinos, varios cuñados y una familia política que también es parte constitutiva de mi identidad y de mis afectos. Además, estoy en pareja desde hace catorce años con una persona vinculada también al mundo artístico, político y a la gestión cultural.

En mi vida adulta desembarqué en la política a través de una militancia que comencé en 2015, fundamentalmente durante el período del ballotage entre Scioli y el actual presidente, Mauricio Macri. Es ahí donde se me instaló una conciencia sobre la necesidad de involucrarme activamente en la militancia y hacer cosas vinculadas a revertir los efectos de aquel resultado electoral que se anticipaba tan desfavorable para el rumbo del país y así me incorporé en un colectivo de artistas con los que militamos de manera activa. De todos modos, vislumbro los orígenes de mi interés por la política cuando, durante la secundaria, me candidateé a presidente del Centro de Estudiantes del Colegio Gral. San Martín. En la adolescencia fui parte de diferentes organizaciones, entre ellas, de la comisión directiva de INTERACT, un club de servicios con presencia activa para mi ciudad, que es Tafí Viejo. Eso quedó en un proceso de letargo que se despertó en 2015. A partir de ese año comencé a trabajar con el equipo de Javier Noguera. Teníamos reuniones para diseñar y pensar políticas culturales para Tafí Viejo bajo el supuesto de que Javier lograría la intendencia, aunque no sabíamos muy bien quiénes iban a ser parte de aquel espacio. Sin embargo, cuando Noguera ganó efectivamente las elecciones, me convocó para trabajar en el campo de la cultura, que es mi territorio.

La primera decisión política que tomó Javier en relación al área cultural fue jerarquizarla, pasando de una simple “dirección” a ser una “secretaría”; además de promover un cambio nominal (que también es ideológico), como lo fue reemplazar la palabra “cultura”, en singular, a “culturas”, en plural. De entrada esta mutación nos colocó ante un enorme desafío porque, entre otras cosas, el slogan de campaña había sido “Por un Tafí Viejo moderno, con trabajo y cultura”, lo cual demostraba que el campo cultural tenía una visibilidad de la que nunca había gozado. Así comenzamos redimensionando la tradición de Tafí Viejo, su intensa actividad social, cultural y artística que constituye un entramado muy fuerte desde su fundación, en 1900, y que es un sello en la identidad del taficeño. Todos los ciudadanos están implicados en esto, se sienten parte de una ciudad que, además de ser la “ciudad las flores” y la “capital del limón”, se identifica como “cuna de poetas y artesanos”.

Es importante destacar que en los años previos al inicio de nuestra gestión se había producido un importante retraimiento de la vida cultural de Tafí Viejo porque había quedado circunscripta casi exclusivamente a los corsos de carnaval, a las fiestas patronales de San Antonio y al Festival Nacional del Limón, consideradas como los tres hitos más importantes de nuestro municipio. Hasta el festival había entrado en conflicto durante la gestión anterior y se había suspendido durante dos ediciones. En algún aspecto esto nos favorecía, porque sólo el retorno del Estado en cualquiera de estos ámbitos permitiría que nuestra gestión se destacara. Sin embargo, aquél retraimiento había ocasionado una falta de participación de los vecinos, así que ésta fue otra de las dificultades que tuvimos que sortear, pues teníamos que volver a incluir a los vecinos, haciéndolos partícipes de nuestro proyecto.

Dentro de la Secretaría de Culturas tenemos a cargo la Casa Cultural “Catalina Albarracín de Suárez” que, si bien tenía su agenda, estaba muy desordenada porque iba surgiendo en base a demandas coyunturales, pero no tenía una programación propia. Entonces nos propusimos que el equipo que trabajaba en la casa diseñara su propia política de gestión.

Hemos promovido muchas transformaciones, entre las que se destacan convocatorias de proyectos y eventos de carácter popular e inclusivo. Por ejemplo, como una manera de prestigiarlos y revalorizarlos, para los corsos de carnaval implementamos un Festival Cultural de Verano que incluyó a unos 40 barrios con más de 50 actividades, entre enero y marzo. También creamos un Encuentro Provincial de Tango y el Festival de Cine de las Yungas que ya lleva su tercera edición con dos modalidades, una internacional y otra en la que se realizan capacitaciones audiovisuales para las escuelas primarias de Tafí Viejo, de manera que los chicos ya realizaron más de 50 cortometrajes. También es destacable el Festival de Arte y Cultura LGTBIQ+, denominado Diversival. En relación a las fiestas patronales de San Antonio extendimos este festejo a otros sectores de Tafí Viejo como los barrios “Los Pocitos” y “Lomas de Tafí”, en los que realizamos festivales de jineteada y doma, con participación masiva de sus habitantes. Otro ejemplo es el Festival “Limón Rock”, de repercusión muy positiva, en los que confluyeron artistas con prácticas muy diferentes ya que, más allá de la música, incluimos el teatro, el circo, la danza, las instalaciones visuales, una feria rock, venta de literatura y la presencia de tatuadores o colocadores de piercings, con la idea de ampliar el concepto de espectáculo y llevarlo al de una experiencia vivencial. Estos ítems complejizaron nuestra propuesta, enriqueciéndola más allá de las actividades tradicionales de raigambre histórica. De esta manera nos focalizamos en propuestas que no habían sido abordadas por la provincia u otras ciudades cercanas a Tafí Viejo, lo cual posibilitó un diálogo que nos enriqueció convirtiendo a nuestro municipio en un punto de interés, respecto del resto de la provincia.

SM: ¿Qué propones como candidato a Concejal por Tafí Nuevo?

MA: De una manera muy general, en vistas a tener un espacio de representación en el Concejo Deliberante de Tafí Viejo, quiero generar un cuerpo normativo que sirva para mejorar la vida de los habitantes, implementando ordenanzas para mejorar, profundizar y fortalecer las políticas públicas que, desde el Ejecutivo, ha llevado delante el intendente Javier Noguera, a quien sigo con total convicción.

SM: ¿Cómo enfrentas el desafío del territorio dentro de esta propuesta y campaña?

MA: De algún modo, nuestro nombre, “Tafí Nuevo”, está inspirado en este proceso de transformación que Javier ha llevado adelante en nuestra ciudad, con visos de mucha innovación como el cuidado del medio ambiente, el turismo, la cultura y el modo de pensar la obra y la administración públicas así que creemos que es necesario apoyar y garantizar este tipo de políticas. Sin embargo estos cambios no están desconectados de los orígenes, de la identidad, de la construcción simbólica colectiva de los taficeños. Por ejemplo, si pensamos en la propuesta de colocar a Tafí Viejo en la agenda turística, esto se halla ligado al histórico objetivo de pensarla como una villa veraniega. Algo similar pasa con la actividad deportiva, con la cultura, con la relación que tiene el taficeño con el cerro y la yunga, con el trabajo, con su participación en actividades de carácter social. Creo que todo esto está ligado a nuestro ADN.

En relación a lo específicamente cultural garantizaremos un cupo local en los escenarios, tanto para eventos organizados por el Estado como los de carácter independiente y privado. Buscamos que la participación de los artistas locales (taficeños o tucumanos en general) sea más equitativa en los escenarios y en la remuneración económica. También acompañamos y celebramos la iniciativa del cuerpo legislativo nacional que está tratando la Ley de Cupo Femenino en los escenarios y, desde Tafí Viejo, deseamos acompañarla. Además queremos fortalecer los espacios de gestión independiente que operan en la ciudad, llevando a cabo actividades culturales muy importantes. Para ello, a través de ordenanzas permitiremos exenciones impositivas a fin de que estos espacios puedan trabajar en sus locales mejorando su infraestructura edilicia y técnica y puedan así diseñar productos con identidad taficeña. Y no me refiero sólo a los artistas sino también a la oferta gastronómica.

Otra de las problemáticas que nos preocupan muy especialmente tiene que ver con el Colectivo LGTBIQ+. Nuestra ciudad tiene una ordenanza que garantiza el cupo laboral trans la cual, sin embargo, aún no ha sido implementada así que nuestro compromiso es generar las condiciones para que esto pueda concretarse. Queremos una ordenanza que garantice los derechos de este colectivo, porque se trata de personas generalmente expulsadas de sus hogares en edades muy tempranas exponiéndolos a situaciones de calle muy graves, como la prostitución, enfermedades, a severas situaciones de violencia, por lo que las personas que integran este colectivo generalmente tienen un promedio de vida de 35 años. Creemos que el Estado tiene que tener una presencia, y garantizar sus derechos y su bienestar en tanto ciudadanos. Por este motivo bregamos por un refugio de contención para estas personas que no reciben apoyo de familiares o amigos.

En la lista de candidatosTafí Nuevo” nos interesa que las distintas voces estén verdaderamente representadas porque pensamos que, antes que hablar en nombre de nadie, es mucho mejor que los espacios están representados por sus protagonistas. Por ejemplo, Sofía Solórzano, que es mujer, joven, tiene apenas 21 años; yo represento el ámbito de la cultura pero también al colectivo LGTBIQ+. Asimismo tenemos personas vinculadas al área de la salud; a zonas vulnerables, o protagonistas como Nancy Naranjo, que representa un sector que tiene que ver con los comedores y los merenderos, que se han incrementado enormemente en estos tiempos de crisis.

SM: ¿Qué son las “Limonadas Políticas?

MA: Son una de las muchas estrategias que venimos llevando adelante con “Tafí Nuevo”. Se trata de un espacio de diálogo con los vecinos para escuchar sus demandas y sus propuestas pero también es un espacio político para comunicar nuestras ideas y proyectos. Para el primer encuentro lo tuvimos como invitado a Javier Noguera, líder político de nuestro espacio. En la segunda “limonada” invitamos a Eva Fontdevilla y a Nancy Pedro, con la idea de abordar la presencia de la mujer en la política, el rol que ocupa y pensar en el protagonismo que viene desempeñando la lucha feminista en los últimos tiempos. En la tercera “limonada política” invitamos a Ivana González, que es la candidata a Delegada Comunal por la Florida, a Lorenzo Franco, que forma parte del colectivo de la Biblioteca Ayelén, y finalmente a Marcia Albornoz que es candidata a concejal, esta vez con la idea de abordar políticas de Estado en torno al colectivo diverso.

 


Imagen de tapa: ilustración de César Carrizo.