porque lo Importante es el contenido - ISSN 2545-8353

Entrevista a Victoria Vizcarra

Entrevista a Victoria Vizcarra

¿Cuánto vale eso que hacen las mujeres en la casa? Preguntan las investigadoras de la Economía Feminista. ¿Qué es la Economía del cuidado? Las mujeres históricamente destinadas al cuidado de los enfermos, de los ancianos, de los niños, que un día toman el timón de decidir y hacer. Como dice Rita Segato, las mujeres no operamos con el sistema de la burocracia sino que nos movemos con una política de gestión directa. Victoria Vizcarra, cuadro político, mujer y trabajadora de la construcción y la albañilería solidaria nos cuenta de su entrada al mundo político de Tafí Viejo postulándose a concejala en esta oportunidad.

 

Entrevista a Victoria Vizcarra

 

Sin Miga: Victoria, contanos un poco sobre tu historia personal, tu trayectoria laboral.

Victoria Vizcarra: Mi nombre es Victoria Vizcarra, Referente de Mujeres EME en la ciudad de Tafí Viejo, que es el lugar donde nací y actualmente vivo y trabajo. Esta mención la recibo por la Red de Mujeres Emprendedoras, Constructoras de Paz para Latinoamérica en 2018 como fruto del trabajo y lucha que llevo adelante desde hace unos diez años. La historia de mi vida está ligada al trabajo desde niña. A los trece años muere mi madre y ahí comienza mi vida laboral. Desde ese momento trabajo en diferentes oficios, entre ellos tareas en la agricultura, la cosecha de limones y otros empleos como cuidar enfermos, tarea que realicé durante 25 años y me permitió criar a mis cinco hijos. Después me acerco de a poco al oficio de la construcción y la albañilería, pero este es un oficio que tiene absoluto origen en mis preocupaciones sociales, en lo que me toca representar con la organización vecinal y las necesidades de una gestión comunitaria para el lugar donde vivo.

SM: ¿Cuándo comenzás a trabajar en la construcción de tu casa y en la lucha por tu barrio? Contanos cómo es que empezas a formarte en la albañilería.

VV: En el año 2008 organicé al primer grupo de vecinos con quienes entramos en las tierras del actual B° La Nina. Contactamos al dueño y le compramos los lotes entre todos. Entonces empezó el trabajo para armar el barrio, planificarlo, abrir calles y hacer las conexiones de agua y luz. Al principio fue muy duro, hicimos actividades para recaudar fondos, por ejemplo un bingo para conectar el agua. Mientras tanto, pasaban los gobiernos con bastante indiferencia hasta que, a partir de la gestión del Intendente Javier Noguera comenzamos a tener un poco más de escucha y apoyo, entonces empezamos a instalar todos los servicios. Estuvimos durante más de seis años con complicaciones en la conexión de luz. En este gobierno contamos con máquinas topadoras, materiales, cañerías y otras soluciones que no obtuvimos durante la gestión anterior.

Grupo Mujeres Manos a la Obra haciendo mejoras habitacionales comunitarias, 2019. De izquierda a derecha: Flavia Páez, Natalia Rodríguez, Monica Guerrero, Victoria Vizcarra, Mariana Domenichelli (Red Mundial de Mujeres) y Roxana Vizgarra.

Hace unos años tuve graves problemas de salud, de los que me recuperé decidida a ayudar a otras mujeres y niños de las zonas más precarias de Tafí Viejo. Armé un grupo para poder conseguir colectivamente los recursos y armar sus casas. Les ayudamos a comprar, instalar y poner en condiciones sus estructuras pre-fabricadas de machimbre, que luego fueron revistiéndose, evolucionando. Empecé a tomarme en serio el tema de la gestión de recursos, tratando de hacer llegar los materiales, solicitarlos, pedir, ayudar. Después armé un comedor, en ningún momento vinculado a lo político partidario ni nada parecido, simplemente como una respuesta a los tiempos de crisis que fueron marcando negativamente la realidad económica estos últimos años.

Se podría decir que fue un momento de revancha en mi vida, de donde cobré el doble de valor para seguir adelante por mí y por las jóvenes madres que se acercaban a pedir ayuda y apoyo en la construcción o refacción de sus viviendas, con su niños.

SM: ¿Cómo fueron las etapas de conformación de tu grupo de mujeres albañiles “Mujeres Manos a la Obra?

VV: La historia de Mujeres Manos a la Obra comienza cuando comenzamos a formarnos en cursos y talleres. En el año 2015 la Municipalidad de Tafí Viejo da inicio a un curso de Construcción y albañilería, en el que algunas de nosotras pudimos empezar a capacitarnos. A partir de eso gestionamos nuestras propias capacitaciones y talleres, aprendimos sobre conexiones eléctricas, plomería, instalación de cañerías, todas las técnicas y detalles de la construcción de casas. Hicimos este barrio donde vivimos hoy, y somos vecinas y compañeras de lucha. Una vez hechas las casas hicimos comedor y merendero, porque las necesidades eran enormes, y la solidaridad era un valor que habíamos aprendido y desarrollado con mucha fuerza.

SM: Hace poco recibiste un premio, ¿Qué es la Red Internacional de Mujeres?

VV: Hace unos años vinieron a hacer seguimiento las integrantes de la Red Internacional de Mujeres. Ellas iban contactando a cada referente de los barrios y me encontraron. Entonces cuando conocieron bien mi trabajo decidieron distinguirme en Diputados con los premios Grandes Mujeres Solidarias (2018), y Grandes Mujeres Internacionales (2019). Un premio que considero, es de todo el grupo, siempre pensé que sin las mujeres con las que trabajo no soy nada.

Diputados de la Nación, recepción del premio “Grandes mujeres solidarias”. 2018

Yo trabajo al lado de mi equipo, mi hija, las chicas, y con quiénes hoy llevamos adelante casi todo, Roxana Vizgarra, Flavia Páez y nuestra arquitecta, entre otras mujeres muy importantes para mí, que son muy compañeras. En lo personal, llevo adelante como principal proyecto, la concreción de los recursos a los que nos habilitan estos premios. Fundamentalmente el hecho de haber conseguido un sueldo estable mensual para todas las mujeres emprendedoras de Tafí Viejo. Es un orgullo y una forma real de lo que pudiese significar la economía y la política femenina.

SM: Sabemos que en este momento sos candidata a Concejala en tu ciudad, ¿Cómo te decidís a entrar en la vida política de lleno?

VV: Decido entrar en la construcción política cuando conozco a José “Alemán” Vega, el referente principal del nuestra lista de candidatos bajo el lema “Reciclar nos une”, para el Concejo Deliberante de Tafí Viejo. Él viene articulando hace varios años el sector de políticas medioambientales con el área social, como jefe de la Planta de Reciclaje[1]. Al principio, me acerco a José para que la Planta de reciclaje nos traiga las bolsas de recolección diferencial de residuos. De esa manera empezamos a juntar y separar las botellas, cartones y demás materiales secos. Con estas primeras acciones pudimos llevar adelante las actividades del Merendero en B° La Nina. Así nace un importante vínculo con los trabajadores y directivos del CIAT, un encuentro realmente recíproco y de crecimiento entre nuestro grupo y este organismo.

De esta forma comienza un trabajo en común y un funcionamiento positivo entre los proyectos que provenían de las políticas ambientales y el área más bien social que representamos nosotras. La claridad con la que se lleva adelante este trabajo me daba mucha confianza. Sencillamente elijo trabajar con este espacio por la efectividad de sus propuestas y el beneficio que tienen los sectores donde trabajamos nosotras. El trabajo de la Planta de Reciclado consiste en transformar los residuos en recursos, en puestos de trabajo, entonces lo que decidí apoyar estaba basado en una consigna principal: generar trabajo genuino para quienes más lo necesitan, partir de la solidaridad desde un comienzo, después pensar cómo se gestiona lo demás. Creo que eso es la función de una política como me la imagino, como pienso desde mi lugar y experiencia personal.

Grupo Mujeres Manos a la Obra construyendo gaviones de contención de agua para los habitantes de alrededores de La Toma, Tafí Viejo.

A medida que se va incrementando el trabajo de la recolección diferencial por los barrios de Tafí Viejo, los recursos se transforman en materiales triturados o empacados que se destinan como objetivo principal a ser materia prima en la industria nacional. Esto simplifica el tema de la basura, la contaminación, las problemáticas vinculadas al área pública, y por otro lado, hoy significa más de 40 puestos de trabajo en la Planta, más los precios estandarizados para los recicladores urbanos. Razones por las que acepto entrar en el cuarto término de la lista.

Con nosotros también está Fabián Díaz, el candidato de la CTEP, Movimiento Popular la Dignidad y Frente Patria Grande de Juan Grabois. Él es otro compañero que representa la lucha de los trabajadores de la Economía Popular, y nos ha provisto de lo que ellos llaman los principios para defender las luchas y derechos de los trabajadores independientes, emprendedores. La cooperativización y los fundamentos de los trabajadores libres rompen con las viejas modalidades de empleo, por eso hablamos de Economía Solidaria. Significa que trabajamos con un ánimo distinto, conseguimos la tecnología y la compartimos, las maquinarias son de la estructura pero sirven para que cada una también, individualmente pueda crecer y trabajar en lo que necesite. Es un trabajo comunitario, equitativo y responsable con los demás, con el o la que está al lado. También destaco la participación del Sr. Jorge Leccese, que gestionó la restauración y puesta en marcha de la Unidad Ejecutora Hostería Atahualpa Yupanqui, ese hito para la historia de los taficeños, aportando en algo muy valioso que es su habilitación gastronómica, dando empleo seguro a muchas personas.

 

 

[1] CIAT (Centro de Interpretación Ambiental y Tecnológico) y su Planta de reciclaje y tratamiento de residuos sólidos urbanos secos, ubicado en el Solar de las Yungas, calle San Juan al 2000 en Tafí Viejo, con funcionamiento efectivo desde Marzo de 2018.